La vida es como una arepa: sabe al relleno que le pongas

Comparar la vida con una arepa es un excelente ejemplo del efecto de los paradigmas en nuestra manera de ver y afrontar el mundo (gerencia).

la vida es como una arepa
Comprender el fenómeno de los paradigmas es una de las áreas de mejora más importante para la gestión de cualquier negocio. Sin embargo, irónicamente, también es una de las más subestimadas.

No es cuestión de actitud sino de visión

Muchos se limitan al sabor propio que tiene la arepa. No creen que el sabor depende de lo que ellos pueden hacer; y que eso, a la vez, depende de su decisión personal.

Creer que solo dependemos de la arepa es una visión del mundo derivada de unos paradigmas. Creer que dependemos de nosotros y nuestras decisiones es producto de paradigmas diferentes.

Quien está convencido que está supeditado a la arepa, tiende a sentirse limitado y sometido por las condiciones del entorno, el destino y la suerte (variables externas). En consecuencia, se deprime más, se desilusiona con más frecuencia, pierde la iniciativa con más facilidad y se rinde más rápido.

Pero la persona que se ocupa de ponerle sabor a la arepa, se enfoca en aprovechar todos los recursos que están a su alcance (variables propias). Ella sabe que sus decisiones pueden hacer la diferencia con respecto al sabor de la vida su gerencia.

¿Y cómo ocurre esto en la gerencia diaria?

Apenas un ejemplo: escucha a los líderes de las organizaciones, los de cualquier nivel, y simplemente lleva la cuenta de:

1) Las veces que culpan a los empleados de una situación, o culpan a los proveedores, o culpan a la competencia de una situación.

2) Las veces que asumen la responsabilidad directa de lo que pasa en la organización.

A los primeros los escuchas decir: “no se que pasa con los empleados que no tienen más sentido de pertenencia”.

A los segundos, en cambio: “necesitamos mejorar o cambiar nuestra comunicación para que los empleados tengan más sentido de pertenencia”.

Los primeros se enfocan en quién tiene la culpa y el pasado. En cambio los segundos se enfocan en las variables a su alcance para mejorar y avanzar.

Cuestión de visión, creencias, hábitos: paradigmas

Los paradigmas son maneras de ver el mundo, que nos llevan a hacer las cosas con un enfoque determinado y de una manera específica.

Nuestros paradigmas tienen efectos positivos o negativos en nuestras decisiones y acciones. Eso lo podemos ver en los resultados. Por ejemplo: ¿te desmotivan con frecuencia las variables de trabajo que no puedes controlar? ¿O tiendes a enfocarte en lo que sí está a tu alcance?

Comprender bien en qué consisten los paradigmas y cómo nos afectan, nos ayuda a predecir mejor el futuro, porque aprendemos a identificar patrones que podemos anticipar.

Igualmente, comprender cómo nos afectan los paradigmas nos permite identificar más rápido las mejoras que necesitamos hacer para lograr nuestras metas. Por ejemplo, enfocarnos en las variables externas suele frustrarnos y paralizarnos.

Si quieres comprender mejor lo que puedes hacer para evolucionar tus paradigmas, te invito a leer mi libro Amplía tus oportunidades. Paradigmas de la motivación personal.

– – – – – – – – – –
Te invito a seguirme en:
Twitter: @jucarjim y @ampliando.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *