Otra visión para ampliar oportunidades

cazando-oportunidadesCon frecuencia invito a reflexionar sobre la importancia de refrescar las metas, los valores y los conceptos fundamentales que orientan la vida de cada persona, especialmente cuando de “cazar oportunidades” se trata.

Refrescar es recordar, revivir, renovar. Es una especie de antídoto vital contra las rutinas del día a día que pueden robotizarnos y hacernos olvidar aspectos básicos y fundamentales en nuestras vidas.

Refrescar es un método sencillo pero muy efectivo para reconectcarnos con nuestros sueños y con todo el potencial que tenemos para lograrlos.

En el título del libro Amplía tus oportunidades, uso la palabra “amplía” con la intención de reivindicar el hecho de que no estamos en cero en nuestra trayectoria de vida. Contar con sueños y metas nos provee ya de una gran ventaja. Pero esa ventaja a su vez se amplía con la experiencia.

Amplías lo que ya tienes

En momentos de dificultades severas, de crisis, podemos sentirnos desorientados o abrumados por la incertidumbre. Pero justamente salimos de situaciones así cuando comenzamos a ampliar la perspectiva de lo que tenemos por delante.

Buen ejemplo de lo que significa “ampliar la perspectiva del futuro” lo puedes ver en tres de los versos de la canción Bienaventurados, del extraordinario cantautor catalán Joan Manuel Serrat:

“…Bienaventurados los que catan el fracaso porque reconocerán a sus amigos.”

“…Bienaventurados los que están en el fondo del pozo, porque de ahí en adelante sólo cabe ir mejorando.”

“…Bienaventurados los que contrajeron deudas, porque alguna vez alguien hizo algo por ellos.”

“Amplías” cuando expandes, extiendes, desarrollas, agrandas, profundizas, alargas, incrementas, ensanchas. Y amplías tus oportunidades cuando aprovechas tus capacidades como ser humano y el potencial que ellas representan.

“Amplía” significa también una actitud para encarar el futuro desde la visión del vaso de agua medio lleno. Es decir, desde las fortalezas, desde el capital de la experiencia, y desde el optimismo responsable.

No se trata de una actitud voluntarista para ignorar o negar las dificultades de la vida contemporánea, sino la decisión de buscar superarlas mirando más allá de la situación para poder hallar salidas.

La perspectiva de “ampliar” es especialmente útil en los procesos de aprendizaje y de cambio, porque nos facilita asumirlos como un acto de avance y mejora de lo que ya tenemos. No se trata de negar ni desconocer lo que hemos hecho.

Oportunidad: un momento de ventajas

Me refiero a oportunidades como aquellas realidades que sabemos interpretar para encontrarles sentido y dirección en favor de nuestro desarrollo personal y profesional. Oportunidades de crecimiento, de progreso, de avance. Oportunidades de aprendizaje, de mejoras. Oportunidades para alcanzar metas.

Se trata de la oportunidad como un sinónimo de ocasión, chance, revelación, coyuntura, espacio, circunstancia, condición o momento, colmado de ventajas, virtudes y cualidades positivas.

En este sentido, una oportunidad es una situación especial, una condición favorable o un estado positivo de las cosas que podemos captar, interpretar y extraer de la realidad. De nosotros depende aprovecharla (o no). De nosotros depende percibir las oportunidades y no limitarnos a lamentarnos de la falta de ellas.

Y aprovechar las oportunidades tiene que ver con todo lo que hacemos para utilizar ese momento especial en función de obtener el mayor rendimiento o beneficio personal.

Por otro lado, quiero llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de las veces pensamos en las oportunidades como variables externas, aleatorias, azarosas, o como la suerte casual que nos llega desde afuera.

Es decir, tenemos la tendencia a creer que las oportunidades son como una especie de autobús, en el que nos deberíamos montar antes de perderlo. Y estoy de acuerdo con este símil, que también utilizo en mis seminarios o conferencias.

Pero hay tres variables claves que, para la mayoría de la gente, no son evidentes en esta metáfora del autobus.

Son variables internas del ser humano, que están a nuestro alcance y que dependen de nosotros mismos para que una oportunidad sea aprovechada al máximo, si no, el autobús no pasa:

Primera variable: ¿Vemos ese autobús?… ¿Sabemos identificarlo?…

¿Creemos que ese autobús existe?… ¿Lo estamos esperando?… O mejor aún: ¿lo estamos buscando?…

¿Tenemos la debida disposición mental para percibir que ese autobús está frente a nosotros, y que es para nosotros?… ¿Nos creemos dignos pasajeros de ese autobús?

Hay que recordar que es mucho más difícil ver oportunidades si sólo estamos esperando que se nos presenten y luzcan como nos gustaría.

Segunda variable: ¿Estamos preparados para montarnos en ese autobús después de percibirlo o encontrarlo?

¿Nos hemos entrenado previamente en función de obtener las condiciones físicas y emocionales necesarias para aprovechar esa oportunidad cuando la tenemos frente a nosotros? O sea, ¿estamos listos para montarnos en ese autobús?

¿Nos hemos ejercitado suficientemente para reaccionar y actuar justo a tiempo, de manera que de verdad le saquemos provecho a ese momento?…

(No son pocas las personas que rezan con máxima devoción para ganar la lotería sin haber comprado el ticket).

Tercera variable: ¿De verdad deseamos montarnos en ese autobús o sólo se trata de un compromiso forzado por otras personas o condiciones externas?

¿Sentimos gusto y seguridad sobre la meta que buscamos lograr al montarnos en ese autobús?…

¿Tenemos claridad de que ese autobús no es un fin en sí mismo, sino un medio para ayudarnos a llegar a nuestro objetivo específico?

En este sentido, parece muy oportuna la observación de Arthur Schopenhauer: “Ningún viento es favorable para el que no sabe a que puerto se dirige”.

Es decir, si uno no tiene sus propias metas, es aún más difícil percibir los autobuses de las oportunidades que están alrededor.

Confusiones frecuentes

Creer que las oportunidades se presentan una sola vez es una idea derivada de la visión que supone que las oportunidades únicamente aparecen gracias a la suerte externa, y que no podemos propiciarlas o ir a cazarlas.

Quizás algunas oportunidades muy específicas y poco comunes no se “presentan” casi nunca (aparentemente). Pero eso depende de las metas que ha definido cada quien y del camino elegido para alcanzarlas.

En otras palabras, si ciertas oportunidades no están en tu ruta, probablemente no son las que te corresponden, de acuerdo a tus propios objetivos, y hasta podrían ser distracciones.

Igualmente, a veces se confunden los deseos con las oportunidades. Pero los deseos tienen que ver más con las metas, y las oportunidades son parte del camino para alcanzar esas metas.

Mientras más claras son las metas más se aclara la vista para ver las oportunidades, no sólo las externas sino, principalmente, las internas, porque éstas te facilitan elegir el camino diario más conveniente para alcanzar los deseos y propósitos.

Así mismo, cuando las metas se definen mejor y se refrescan con frecuencia, también se despeja la visión para cazar las oportunidades.

Con esta consideración, es necesario comprender en qué consisten los paradigmas y cómo nos afectan, ya que la forma de ver y de actuar, sumada a las convicciones y las costumbres, puede facilitarnos o complicarnos la vida.

Nuestras metas deben ser propias, no lo que los demás esperan y desean de nosotros. Cuando esto está claro, es más sencillo desarrollar las habilidades necesarias para apropiarnos de nuestro destino.

“Amplía tus oportunidades” es una invitación a tener presente, permanentemente, que la forma de ver e interactuar con el mundo es lo que más influye en nuestra capacidad de propiciar y aprovechar oportunidades.

Por eso es esencial una actitud de vida sustentada en conductas que nos permiten reconocer —incluso en los entornos más complicados, confusos y difíciles— los chances para obtener satisfacciones y realizarnos como personas, como trabajadores y como ciudadanos.

– – – – – – – – – –
Si te ha gustado este contenido, compártelo y anímate a dejar un comentario más abajo…

Tambien puedes seguirme en:
Twitter: @jucarjim y @ampliando.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

7 Responses to Otra visión para ampliar oportunidades

  1. […] es capacidad, posibilidad, energía, fuerza, potencia. Así que podemos decir que las oportunidades están ahí, para quien trabaja y desarrolla su talento […]

  2. “Las oportunidades son como los amaneceres: si uno espera demasiado, se los pierde.” —William George Ward.

  3. […] dificultades bruscas y repentinas también pueden hacernos olvidar las fortalezas que disponemos para superarlas, como lo son la disposición a aprender o la capacidad de hurgar más abajo de la […]

  4. […] Las oportunidades son las situaciones que interpretamos para encontrarles sentido y dirección en favor de nuestro desarrollo personal y profesional. Oportunidades de crecimiento, de progreso, de avance. Oportunidades de aprendizaje, de mejoras. Oportunidades para alcanzar metas. […]

  5. […] casos son excelentes ejemplos del efecto que tienen los paradigmas en nuestra capacidad de percibir oportunidades: lo que es imposible en el marco de un esquema mental, es posible con otra manera de […]

  6. […] podrás conocer nuevos puntos de vista que nutrirán los […]

  7. […] aquél que mejora sus habilidades de comunicación, amplía sus oportunidades de éxito al interactuar con otras personas, promover sus ideas y vender sus […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *