Decálogo de acciones para mejorar tu productividad


Para mejorar tu productividad, personal o como equipo, necesitas ser más efectivo. Y la efectividad es el resultado de sumar eficacia más eficiencia.

Recuerda que la eficacia es lograr un objetivo, un resultado o un efecto, previamente definido. Es decir, la eficacia es acerca del qué buscamos o queremos en un momento determinado.

Por su parte, la eficiencia es lograr nuestro objetivo, con menos recursos y en menos tiempo. O sea, la eficiencia es acerca del cómo logramos nuestros objetivos.

En tal sentido, puedes mejorar tu productividad al aumentar la efectividad con lo que haces. Y este decálogo te ayudará a lograrlo:

1. Primero que nada establece tus metas

El trabajo sin propósito es sólo trabajo. Las personas efectivas saben qué hacer, pero sobre todo saben por qué y para qué lo hacen. Establecen metas en el largo plazo y sus metas inmediatas apoyan su objetivo final. Esto les ayuda a no distraerse ni desanimarse con los obstáculos. No son esclavos de sus rutinas. Recuerda que tus metas te ayudan a mejorar tu productividad.

2. Diseña planes y sistemas

Las personas altamente efectivas saben que su objetivo es construir un negocio exitoso. Pero también están conscientes de que deben diseñar un plan, una ruta o un sistema para lograrlo. Todo el mundo tiene metas, pero comprometerse con un plan concreto hace la diferencia en el logro de las mismas. Un plan o sistema bien diseñado siempre nos facilita ser más productivos.

3. Utiliza tus metas para tomar decisiones

La indecisión nace de la falta de metas claras. Decidir es uno de los asuntos más desafiantes para un líder, gerente o emprendedor que debe tomar muchas decisiones cada día. Detente frente a cada decisión para analizar su impacto en tus metas más importantes. Tener en cuenta las metas hace más sencillo tomar decisiones.

4. Cree en ti

Avanzar hacia tus metas es un trabajo duro y requiere mucho optimismo y confianza en las capacidades propias y de nuestros equipos. La gente realmente efectiva es perseverante y constante con sus proyectos. Tiene actitud de auto-superación. Existen líderes y gerentes voluntaristas que avanzan rápidamente pero no conquistan sus metas. La única manera de llegar a donde quieres ir es intentar y seguir intentándolo.

5. Asume el control de tus acciones

La suerte juega un papel en el éxito o fracaso, pero las personas altamente efectivas no esperan por ella. Haz tu mejor esfuerzo para hacer que las cosas sucedan como deseas. El éxito o el fracaso dependen de nuestras decisiones. Nunca controlarás la suerte, pero siempre puedes decidir lo que harás con lo que te sucede para mejorar tu productividad.

6. Aprende de los fracasos

Los líderes efectivos siempre están aprendiendo, porque construyen respuestas mientras experimentan y prueban nuevas maneras de hacer las cosas. Es la forma concreta de beneficiarse de los errores. Aprender de los fracasos es una actitud que los conduce a mejorar la productividad, realizar verdaderos avances y concretar innovaciones.

7. Concéntrate

Hacer las cosas bien requiere foco y concentración. Hay quienes valoran la “multitarea”, pero la realidad nos demuestra que no funciona porque diluye nuestras fuerzas y nos dispersa. No hay mérito en hacer muchas cosas a la vez de forma mediocre. Con metas claras, podemos focalizar nuestro mejor trabajo en objetivos específicos valiosos.

8. Trabaja en equipo

Los buenos equipos ganan porque sus miembros más talentosos están dispuestos a ayudar a otros a tener éxito. Es algo que aprenden y practican. Las grandes empresas están formadas por empleados que se ayudan mutuamente, conocen sus roles y alinean sus metas personales en función del éxito del equipo. Las personas altamente efectivas encuentran satisfacción en ayudar a otras personas a tener éxito. Si te enfocas solamente en ti siempre estarás solo.

9. Solicita ayuda con respeto y reconocimiento a los demás

Cuando estamos muy ocupados en tareas dispersas y sin foco, pedimos ayuda por necesidad y con urgencia. Sin embargo, las personas altamente efectivas piden ayuda porque respetan y valoran las capacidades de los demás, y lo hacen con inteligencia emocional. Las personas altamente efectivas se rodean de personas en las que confían porque dan y reciben motivación e inspiración. El respeto mutuo es el fundamento de toda relación efectiva y productiva.

10. Haz pausas

Con disciplina y metodología, las pausas contribuyen a aumentar tu productividad. Unas veces son breves, otras veces un poco más largas. El cerebro, las emociones y el cuerpo siempre necesitan reponer energía. Las pausas nos permiten respirar y recargar el alma. Muchas veces nos sentimos estancados o pocos creativos y esos son síntomas de la necesidad de hacer un alto para refrescar la perspectiva y ampliar las oportunidades.

¿Qué te parece este decálogo para mejorar tu productividad? ¿Que otra idea agregarías?

– – – – – – – – – –
Te invito a seguirme en:
Twitter: @jucarjim y @ampliando.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

One Response to Decálogo de acciones para mejorar tu productividad

  1. […] otras palabras, Google encontró que para la mayor productividad de un equipo de trabajo no hay una fórmula única, sino de una combinación de factores […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*