Una estrategia práctica para mantener fresca la actitud

fresca la actitudMantener fresca la actitud es uno de los retos más importantes para el trabajo y la vida en general. Porque a las personas nos resulta fácil y natural perder la frescura. Las rutinas nos mecanizan muy rápido. Compruébalo en esta historia.

A los japoneses siempre les ha gustado el pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas.

Así que, para poder alimentar a la población, los japoneses fabricaron barcos pesqueros más grandes, que les permitieran llegar mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les tomaba regresar a la costa. De modo que si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco.

Para resolver esta situación, las empresas japonesas instalaron congeladores en sus barcos pesqueros. De esta manera podían pescar y congelar los pescados rápidamente.

Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco. Y no les gustaba el congelado. Por lo tanto, las empresas japonesas tenían que venderlo más barato.

Entonces las empresas decidieron instalar en los barcos pesqueros tanques para los peces. Así podían pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta regresar a la costa.

Pero después de un tiempo, los peces dejaban de moverse en el tanque. Aunque estaban vivos, se aburrían, se cansaban.

Los consumidores japoneses también notaron la diferencia de su sabor. Cuando los peces dejan de moverse por días, pierden la frescura de su sabor.

¿Qué hicieron entonces las empresas japonesas para enfrentar esta situación?… ¿Cómo lograron llevarle pescado a los consumidores con sabor de pescado fresco?

Si las empresas japonesas te hubieran pedido asesoría, ¿qué les habrías recomendado como solución?

¿Nos parecemos a los pescados en los tanques de los barcos pesqueros?

Al alcanzar una meta, la mayoría tenemos la tendencia a sentir que no necesitamos esforzarnos más. Tendemos a sentirnos cómodos y relajarnos.

Al igual que el reto con el pescado fresco, la solución es sencilla y se resume en esta frase: las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente.

Para mantener el sabor fresco de los peces, las empresas pesqueras japonesas ponen a los peces dentro de los tanques en sus barcos, pero también un pequeño tiburón!

Por supuesto que el tiburón se come algunos peces. Pero los demás llegan muy, pero muy vivos (y muy frescos). ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque para mantenerse vivos.

Moraleja de esta historia:

Cuando alcances tus metas proponte otras nuevas o mayores. No te acuestes en tu éxito. Para mantener fresca la actitud, invita a un “tiburón” a tu tanque y descubre que tan lejos realmente puedes llegar.

Unos cuantos tiburones te harán conocer todo tu potencial para seguir vivo y seguir haciendo lo que mejor haces.

No te dejes asustar por los tiburones y sus dientes. Tu sigue alerta pero fresco. Siempre encontrarás tiburones en donde vayas. Aprende a sacarles provecho.

Siempre tendremos dificultades para alcanzar una meta. Pero si las miramos como oportunidades para aprender y mantener fresca la actitud, sacaremos lo mejor de nosotros mismos.

Las dificultades tienen el potencial de ser escalones para seguir desarrollándonos y avanzar.

– – – – – – – – – –

Te invito a seguirme en:

Twitter: @jucarjim y @ampliando.

Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf

2 Responses to Una estrategia práctica para mantener fresca la actitud

  1. Raul Gaspar dice:

    No dejo de leer nunca esta historia. Desde que vendí la 1era vez, la llevo conmigo. Gracias por enviarla, JC.

  2. Hola Raúl, buen día. Gracias a ti por tu tiempo y por compartir. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*